Catedral-de-Cádiz

5 CATEDRALES ESPAÑOLAS CON AUDIOGUÍA PARA VISITAR ESTE VERANO

El verano es una buena época para conocer la cultura y la historia de pueblos y ciudades. Entre los monumentos más significativos destacan las catedrales, y España tiene uno de los patrimonios catedralicios más ricos y conservados del mundo con 88 templos. El desarrollo de las ciudades y su repoblación trajeron consigo la construcción de muchos de estos templos que se embellecen del románico más sobrio pasando por el barroco hasta el neoclasicismo. ArtiSplendore, empresa turístico-cultural que acompaña a monumentos en su gestión en toda España, selecciona 5 de estos templos que han puesto en marcha, en los últimos años, una renovada visita con toda la información incluida en la audioguía y la modernización de sus instalaciones y servicios.

 

Concatedral de Cáceres

Catedral de Cáceres

La Santa Iglesia Concatedral de Santa María es el templo cristiano más importante de Cáceres y, desde el año 1957, posee rango de Concatedral. Su origen se remonta al siglo XIII como templo románico pero su destrucción replanteó su estructura y estilo en el siglo XVI en una nueva iglesia de estilo tardogótico. La sobriedad del exterior se diferencia del estilo gótico que impregna sus tres naves, destacando el espectacular retablo, en este caso barroco, de madera de roble y cedro de la Capilla Mayor o el venerado Cristo Negro, exponente del gótico del siglo XV. Desde abril de 2016, artiSplendore ha puesto en marcha una nueva visita cultural al templo que incluye audioguías, renovada señalización en todo el recorrido, incluida la torre, y una nueva página web, sumándose a la amplia oferta monumental y cultural de la ciudad de Cáceres.

 

Catedral de Ávila

Otra de las catedrales, esta vez en Castilla y León, que ha mejorado su gestión turístico-cultural es la Catedral de Cristo Salvador de Ávila. Considerada la primera gótica de España, se levanta sobre los restos de un primitivo edificio dedicado a El Salvador. La construcción del actual templo comenzó en el año 1170 y las obras se prolongaron durante más de 300 años. La dirección de las obras se atribuyen al Maestro Fruchel y, una de las peculiaridades, fue la incrustación de la cabecera sobre la Muralla. Del original proyecto de un templo de cinco naves, quedó finalmente en tres que en la actualidad se pueden visitar en un renovado tour turístico con audioguías que incluye el claustro, donde se sitúa el sepulcro de D. Adolfo Suárez, el Museo Diocesano o el trascoro. El año pasado, la nueva gestión llevada a cabo por artiSplendore, incrementó las visitas un 97% con un alto grado de satisfacción entre los turistas.

 

Catedral de Almería

La Catedral de la Encarnación de Almería es un ejemplo de catedral-fortaleza del siglo XVI construida tanto para el culto como para su defensa de los piratas berberiscos. El templo está formado por tres naves, tres capillas,  situadas en la cabecera y girola, y destaca la linterna renacentista, obra de Juan de Orea, autor también de la sacristía y claustro, del siglo XVIII. Sus muros son testigos de 2.000 años de cristianismo, de la invasión musulmana y posterior reconquista, y esto se materializa en su anchura y en la escasa altura del templo. La visita a la catedral almeriense ahora es posible a través del servicio de audioguías y guiado de grupos, con una nueva señalización y diseño de su imagen.

 

Catedral de Tui

Situada en lo alto de la colina rocosa, flanqueada por el Río Miño que se erige a su vez como frontera entre España y Portugal, la Catedral de Santa María de la Asunción de Tui fue en un principio una basílica paleocristiana entre los siglos V y VI y su actual estructura data del siglo XII, cuando la ciudad fue nombrada, de nuevo, Sede Episcopal. La presencia de murallas y fortificaciones evidencian el carácter estratégico de la ciudad. En su interior, un paseo por el claustro, el más antiguo de Galicia, hace posible observar la imponente colección epigráfica y heráldica del conjunto, o la Sala Capitular románica, antiguo lugar de reunión de los canónigos. La visita turística, renovada en 2015 gracias a la colaboración entre el Cabildo Catedral y artiSplendore, tiene un precio de 4€ e incluye sistema de audioguías, un recorrido por las cubiertas, la Torre de Soutomaior y el resto del conjunto catedralicio.

 

Catedral de Cádiz

La ciudad de Cádiz se remonta al primer milenio a.C y su esplendor llegó en la Edad Contemporánea al convertirse en ciudad del Constitucionalismo Español. La Catedral de la Santa Cruz sobre el Mar es fruto de esta época y el Cabildo mandó construirla en 1722 según el proyecto del arquitecto Vicente Acero sobre la antigua catedral, incendiada en 1596 por la escuadra angloholandesa. El estilo barroco en su planta e interior y, más tarde, el neoclásico sobre fachada, torres y cúpula ejemplifican los 116 años de construcción del templo. Desde marzo de 2015 se ha ido incorporando toda una serie de novedades como la audioguía, nueva señalización y página web, y en el nuevo recorrido turístico se ha incluido la visita a la Torre del Reloj con increíbles vistas de toda la ciudad. Esta nueva gestión trajo durante el año pasado un 97,87% más de visitas a la que es conocida por todos los gaditanos como la Catedral Nueva.

eccehomo1

Descubierto un cuadro de Murillo en la Catedral de Guadix

“Siempre estuve convencido de que compraba un Murillo»

Joaquín Caler es un párroco granadino y amante del arte que acaba de convertirse en el flamante propietario de una valiosa pintura atribuida al maestro del barroco Bartolomé Esteban Murillo

eccehomo2A pesar de su juventud, Don Joaquín, lleva más de dos décadas dedicándose al sacerdocio. Quienes le conocen dicen que es un hombre sencillo, amable y que se hace muy pronto con el corazón de sus feligreses. Actualmente, es párroco de tres pequeñas localidades granadinas de la zona conocida como el Marquesado del Cenete, pertenecientes a la Diócesis de Guadix-Baza. Pero la otra gran pasión de Don Joaquín, desde niño, es el arte. Siempre le han fascinado los grandes pintores del Renacimiento y del Barroco, convirtiéndose en un gran estudioso en la materia. Su casa está llena de libros que hablan de Velázquez, Zurbarán, Pacheco o Alonso Cano, sobre quienes pasa buena parte de su tiempo libre leyendo. Hace años, y como coleccionista privado, comenzó a adquirir algunas piezas artísticas con las que habla y se relaciona como si fueran parte de su propia familia: “Les hablo y ellas me hablan porque pasamos mucho tiempo juntos”, nos dice.Fue hace algún tiempo, cuando uno de sus contactos en este fabuloso y novelesco mundo de las obras de arte, le comunica que hay una familia sevillana interesada en vender un viejo cuadro del siglo XIX que ha ido pasando de generación en generación. Don Joaquín, sin pensarlo, se desplazó hasta la capital hispalense para a contemplar aquella pieza de la que le habían hablado maravillas. Sin embargo, este simpático cura granadino siempre se ha caracterizado por poseer un sexto sentido para mirar más allá de lo que está admirando y ver lo que otros no ven. Cuando empezó a observar aquel extraordinario Ecce Homo –He aquí el Hombre, en latín- sabía que bajo aquella gruesa capa de barniz se escondía algo más. Quizás, su antigüedad fuera mayor. Quizás la triplicara en siglos. Quizás quien sujetó el pincel de aquella genialidad pictórica llena de sensibilidad fuera un gran maestro de la escuela sevillana.

Una vez que Don Joaquín se hace con la obra, por su cabeza no para de rondarle de que se podría tratar de un Murillo. Y no es para nada descabellado, pues según nos explican los profesionales consultados, aún quedan muchas pinturas en colecciones privadas de Andalucía y de toda España, legadas de padres a hijos, y de las que se desconoce su autoría. A partir de aquí, Don Joaquín comienza una detectivesca labor de investigación para saber quién pudo estar detrás de ese impresionante Ecce Homo. Un arduo trabajo que le lleva hasta dos eminentes expertos de fama mundial: Enrique Pareja López, doctor en Historia, miembro de la Real Academia de Bellas Artes de Sevilla, Granada y Cádiz, insigne miembro del Cuerpo de Facultativos de Conservadores de Museos y Director durante muchos años del Museo de Bellas Artes de Sevilla. Y, por otro lado, conoce al magnífico restaurador Manuel Chiappi, por cuyo taller han pasado trabajos y encargos de todas las épocas y de los museos más famosos del mundo.

Una vez que estos dos grandes entendidos admiran la pintura que Don Joaquín les lleva, no tienen la más mínima duda de que están ante algo de un calado extraordinario. Después de dos meses de minuciosos procesos de restauración utilizando las últimas técnicas de limpieza y tratamiento, aquel Ecce Homo que podría ser del siglo XIX, resulta ser del siglo XVII. Y aquella obra desconocida resulta ser ahora una firme atribución al espléndido Bartolomé Esteban Murillo.

Se trata así pues, de la única pintura atribuida al maestro sevillano que se halla en la provincia de Granada. Por tal motivo, y por deseo expreso de su propietario, esta magnífica pieza debe ser contemplada por el público: “Aunque me pertenezca a mí, debe exponerse al público y que la cultura esté al alcance todos. Ese es el valor y la riqueza que hay que darle. El valor de lo colectivo y no el económico”. De esta forma, la inédita obra de Murillo estará expuesta sola – pues así lo merece- en una sala de la Catedral de Guadix desde el próximo 20 de diciembre y durante un año, para que pequeños y mayores puedan deleitarse con esta maravilla oculta por siglos y rescatada gracias a la divina intuición de alguien muy especial: Don Joaquín, el párroco.